lunes, 7 de octubre de 2019

INTERVENCIÓN DEL HOMBRE EN EL CAMBIO CLIMÁTICO.

Podemos definir el cambio climático como la variación global del clima de la Tierra debido a causas naturales y a la acción del hombre, estas se producen a muy diversas escalas de tiempo pero sobre todo a los parámetros climáticos como la temperatura, las precipitaciones, la nubosidad… El ser humano ocupa un papel importante en el cambio del clima.
El impacto humano en el medio ambiente.
La actividad de los seres humanos tiene una influencia cada vez mayor en el clima y las temperaturas al quemar combustibles fósiles, talar las selvas tropicales y explotar ganado. Un ejemplo de esta actividad es el aumento del CO2.
El calentamiento global ha provocado que la temperatura del planeta aumente un 0,85ºC comparada con la temperatura que había a finales del siglo XIX.
Los gases fluorados causan un potente efecto de calentamiento.
Panel intergubernamental del cambio climático.
La tierra está sometida a una presión constante del ser humano acentuada por el cambio climático .
Según afirma el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), la reducción de los emisiones de gases de efecto invernadero de todos los sectores, incluido el de la tierra y el alimentario, es el único modo de mantener el calentamiento global muy por debajo de 2oC
Al IPCC, se le encomendó realizar informes sobre la evolución del cambio climático, en uno de los últimos informes, expuso que,  si bien una mejor gestión de la tierra puede contribuir a hacer frente al cambio climático, no es la única solución. Si se quiere mantener el calentamiento global muy por debajo de 2 °C, o incluso en 1,5 °C, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de todos los sectores es fundamental.

LOS EFECTOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO SERÁN PEORES DE LO PREVISTO.
Las consecuencias del calentamiento global de 1.5 grados Celsius serán mucho peores de lo esperado.
Durante los últimos 10 años se ha producido una serie de precedentes de tormentas, sequías, incendios forestales, olas de calor e inundaciones en todo el mundo por el incremento de un solo grado Celsius.
El IPCC también informó que esos 2 grados Celsius se podrían alcanzar en los próximos 11 años y que seguramente dentro de 20 si no se reduce las emisiones de CO2. El IPCC anuncia que aunque se llevaran a cabo esas reducciones inmediatamente solo retrasaría el calentamiento global de dos grados Celsius, pero no lo evitaría.

CONSECUENCIAS CONSIDERABLES.
Aunque el aumento de medio grado Celsius en la temperatura ambiente no es perceptible, el calentamiento de todo el planeta permanentemente tendrá consecuencias considerables. Los efectos causados por este aumento se notarán en todos los ecosistemas, en las comunidades y economías humanas.

El informe especial del IPCC describe varios caminos para limitar el calentamiento global a un grado y medio Celsius. Para llevar a cabo estas soluciones se necesitan grandes esfuerzos para reducir en un 50% el empleo de combustibles fósiles en menos de 15 años y eliminar su uso casi al completo en unos 30 años. Esto significa que ningún establecimiento, hogar o negocio tendrá calefacción por gas o petróleo, no nos podremos desplazar en ningún vehículo de gasolina o diésel, todas las centrales eléctricas de gas y carbón tendrían que ser clausuradas. Las grandes industrias tendrían que emplear  fuentes de energía sin carbono o tecnología punta de emisiones de CO2 que almacenarían de forma permanente.
Dependiendo de lo rápido que se reduzcan las emisiones, entre 1 y 7 millones de Km2 de la superficie terrestre tendrían que convertirse en hasta 10 millones de Km2  de bosques para 2050. Pero algunos informes advierten que esta cifra no será suficiente. Cada kilogramo de CO2 emitido en los últimos 100 años seguirá atrapando calor en la atmósfera durante siglos. Para 2045 o 2050, todavía habrá demasiado CO2 en la atmósfera. Para estabilizar las temperaturas mundiales en 1,5 grados Celsius, ser fundamental contar con más bosques o con alguna forma de captura directa que extraiga CO2 de la atmósfera, según el informe.


Actualmente, se están desarrollando una serie de medidas para evitar estas consecuencias, tanto a nivel nacional como a nivel mundial e incluso a nivel de los hogares.

MEDIDAS PARA HACER FRENTE AL CAMBIO CLIMÁTICO.
La Unión Europea bajo diferentes reglamentos pretende conseguir la reducción de emisiones consiguiendo hasta 2 grados menos de temperatura.
Se están aplicando medidas contra el cambio climático haciendo frente a la industria, se propuso el cierre de la industria nuclear, pero no se llevó a cabo porque supondría un retroceso para el avance.
Se han adoptado varias opciones de estilo de vida para reducir la huella del carbono, entre las medidas se encuentran reducir el consumo de carne.
La ganadería industrial produce grandes cantidades de amoniaco que tienen graves repercusiones sobre el medio ambiente y de forma indirecta sobre la salud de las personas. Este sector hasta hace unos años era el responsable acerca del 90% de estas emisiones aumentando el efecto invernadero. La ganadería industrial es un gran demandante de agua, requiere grandes cantidades de agua contaminando acuíferos con nitratos producidos por los excrementos de animales extendidos por el suelo y el uso de los mismos en fertilizantes sintéticos.
También se resalta el elevado consumo de antibióticos de uso veterinario, el uso masivo de éstos es el causante del desarrollo de resistencia a los antibióticos.
Se propone una dieta apoyando modelos alimenticios sostenibles para reducir el consumo de carne láctea.